Perfume de la Semana: Altamir de Ted Lapidus

En Chile se da muchas veces el efecto del "pez grande que se come al pez pequeño", donde se prefiere a las fragancias de marca conocida por encima de las menos publicitadas que terminan siendo retiradas del mercado. Una de las damnificadas es Ted Lapidus, que me tocó recorrer en una multitienda y de las veces que he ido cada vez ocupa un estante menor y sus fragancias están en constante oferta por sobrestock. De su oferta me sorprendió su ultima fragancia masculina, Altamir, un perfume que bajo condiciones diferentes pudo ser pionera en su campo.


Altamir toma el nombre de las cuevas rupestres de Altamira, como una imagen masculina básica y clásica representada por dos notas relativamente poco usuales en perfumería masculina: la vainilla y la flor de azahar o flor de naranjo amargo. La partida de la fragancia es fresca de media temporada, en el punto medio de un estilo veraniego y un dulce no especiado de invierno. Se declaran notas de nerolí (aceite de brote de naranjo), bergamota y hojas de piña pero la sensación general es de una mezcla fresca levemente dulce y con tintes cítricos. En notas medias el tono de la fragancia cambia a los florales, específicamente a flor de azahar con participación de un dulce de vainilla que se agrega gradualmente a esta fase. La flor de azahar es conocida por Fleur du Male de Jean Paul Gaultier y el aroma que se siente acá es bastante similar en ambas fragancias. A medida que se acerca a la fase final el perfume se desprende de la fase floral para pasar a un vainilloso dulce, levemente gourmand pero soportado sobre capas de musk tibio, ámbar y pachulí.

Si bien la flor de azahar ha sido usada antes en perfumería masculina, fue Jean Paul Gaultier el que la hizo conocida como nota dominante en su Fleur du Male. Irónicamente Ted Lapidus lanzó Altamir solo unos meses después de Fleur du Male, con menos propaganda y sin tanto énfasis en destacar esta nota. Mientras Fleur du Male es intenso y en estilo jabonoso unisex, Altamir es más mesurado en su intensidad y mantiene capas clásicas masculinas. Si bien tiene una partida fresca, su cuerpo es más invernal que veraniego... no es una fragancia deportiva. Se mantiene simple y no compleja para un uso diario y es limpia elegante para un uso de oficina, huele diferente al promedio sin ser rupturista. De noche tiene presencia, formal e informal en verano y más informal y relajada en invierno. Por el lado romántico si bien la fragancia presenta indicios gourmand, destaca más por su limpieza y un aroma floral neutro común y aceptado por ambos sexos. El rango sugerido de edad oscila entre los 25 y 45 años.

2 comentarios:

romnel | 18 de agosto de 2009, 17:43

la gente no sabe lo que se pierde...
llevarse por las marcas es lo peor, porque he tenido pour lui de Ted lapidus y Altamir, y su fijacion y aroma son bastante interesantes.

De hecho, teniendo incluso jean paul gaultier, no he recibido tantos buenos comentarios en comparacion con pour lui.

Altamir, claramente tiene una personalidad que se puede potenciar, aunque me mantiene feliz que no se haya masificado
XD

saludos
Romnel

http://romnel.blog.com.es/

dcruz3 | 13 de abril de 2010, 7:37

Hola. El olor de este perfume hace recordar al de Jean Paul Gautier, pero sinceramente el olor es mucho más suave y no tan "rechinante" como el otro. Por cierto, no estoy deacuerdo con que sea simplemente masculino ya que soy mujer y me lo puse pensando que era un perfume femenino.
Sin duda los mejores perfumes son aquellos que no conoce nadie, y tienen la seguridad de que no se ha massificado.

Un saludo!