Hermès, 2007

El 6 de octubre tuvimos el gusto de revisar lo que fue la colección de la temporada, creada por Jean Paul Gaultier. En general fue una entrega bastante simple, con temas bastante ecuestres. El realidad detesto un poco los pantalones para jugar polo, pero bueno, al menos las botas gigantes de cuero me encantaron.


Lo que me gustó del desfile es que usó telas bastante livianas y con colores claros. Eso sí, eché mucho de menos un despliegue mayor de accesorios, ya que no se aprovecharon mucho las tan famosas carteras de esta casa de diseños.

Generalmente cuando pienso en Hermès, lo primero que se me viene a la mente son las prendas de seda anaranjadas, cosa que vi en un sólo vestido y una cartera. Me llamó la atención que aparecieran un par de botas de cuero rosado, ya que ese color ha sido casi olvidado por los diseñadores este año.


En resumen: siempre he pensado que JP Gaultier tiene un talento bastante especial, pero se ve completamente limitado por la línea que Hermès quiere mantener. Jean Paul: dedícate a tu propia casa de modas, te estás perdiendo acá.

Sin duda mi conjunto favorito.

3 comentarios:

Felisberto Ruiz | 21 de octubre de 2007, 14:34

A mi Hermés en lo personal siemrpe me ha fascinado, auqnue tienes razón que JP se ve muy limitado. Las botas rosas son geniales.Abrazos.

thesil | 22 de octubre de 2007, 9:50

A mi tampoco me gustan los pantalones bombachos, no hacen una figura bonita en ningún caso. La paleta de colores utilizada es muy acertada como casi siempre, ya que siguen simbolizando la elegancia característica de esta casa. Se echan de menos sus magníficas colecciones de bolsos y pañuelos.
Besos

Rro | 22 de octubre de 2007, 11:48

La última foto me apasiona... Pero por Dios, esos pantalones bombachos son espantosos!!!! No puedo ni verlos, a quién le van a sentar bien? Es imposible...